Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 25 de enero de 2016 | Leída 181 veces
ÀREA METROPOLITANA

El AMB prepara la creación de zonas de bajas emisiones y restricciones de circulación

Guardar en Mis Noticias.

Se estudia prohibir a partir del año 2018 la circulación de los vehículos con más de 20 años de antigüedad

[Img #10533]

 

El vicepresidente de Movilidad y Transporte de la AMB, Antoni Poveda, presentó el viernes, en el marco de una jornada en la que participaron todos los municipios metropolitanos, un conjunto de propuestas que forman parte del compromiso para alcanzar una movilidad limpia y mejorar así la calidad del aire.
 
Durante el acto, Poveda declaraba que "el transporte es el principal causante de la contaminación atmosférica y, por tanto, es este ámbito desde donde debemos empezar a actuar, con el mayor consenso posible ".
 

Dada la gran repercusión que la movilidad, tanto pública como privada, tiene en la calidad del aire que respiran todos los ciudadanos metropolitanos, el AMB quiere coordinarse con los ayuntamientos a la hora de priorizar la aplicación de las medidas que, desde la movilidad, pueden reducir la contaminación y mejorar la calidad de vida de las personas.
 
Durante la jornada se concretó un primer grupo de propuestas que se plantearán para ser debatidas con los ayuntamientos metropolitanos, la Generalitat de Catalunya y el mundo científico y social, y que serán desarrolladas por los técnicos del Consejo de Municipios para la Lucha contra la Contaminación Atmosférica, creado el pasado 1 de diciembre.
 
Estas propuestas contemplarán, por ejemplo, la creación de zonas de bajas emisiones en el territorio metropolitano de Barcelona, ​​siguiendo el ejemplo de otras metrópolis europeas. Por un lado, se creará una  zona de bajas emisiones metropolitana, para todo el territorio (36 municipios) y otra zona de bajas emisiones urbana, para el ámbito delimitado por el anillo de las rondas de Barcelona. Y, por otro lado, también se configurarán zonas urbanas de atmósfera protegida (ZUAP), cerca de lugares especialmente sensibles, como las escuelas. En cada nivel se irán restringiendo las condiciones de acceso de los vehículos en función de su grado de contaminación.

 

 

Prohibir la circulación de los vehículos más contaminantes

 

 

En este sentido, el AMB estudia prohibir a partir del año 2018 la circulación de los vehículos con más de 20 años de antigüedad por la ciudad de Barcelona y su entorno metropolitano. “La idea es definir qué tipo de vehículos pueden entrar en el perímetro del AMB, que pasa por Castelldefels, Castellbisbal, Montcada i Reixac y Tiana”, señalaba esta mañana el vicepresidente de Movilidad y Transporte del AMB. “Fijando una antigüedad, a partir de 2018 y de forma progresiva lo que planteamos es que los vehículos con una antigüedad de diesel y gasolina, especialmente los que son de las normas Euro 1 y Euro 2, no puedan circular dentro del perímetro del AMB, lo que equivaldría al 4% de los que circulan actualmente”, aseguraba. Las restricciones de circulación podrían ser todavía más elevadas en el perímetro delimitado por la ronda de Dalt y por la ronda Litoral, donde se podría rebajar más hacia los vehículos Euro 3.

 

Desde el AMB justifican la necesidad de estas medidas dado que más del 25% de la contaminación atmosférica la genera el transporte privado. "Hay que tener en cuenta que la mayoría de visitas a urgencias durante el invierno son por problemas respiratorios", recordaba Poveda. "Es una cuestión prioritaria de salud pública", añadía.


También se han concretado propuestas referentes a la ambientalización de las flotas públicas, con un horizonte bien definido, el 31 de diciembre de 2020. En el ámbito del transporte público, se propone que en 2020 se hayan eliminado totalmente los vehículos diesel más contaminantes y que, a partir de ahora, el AMB adquiera únicamente nuevos autobuses híbridos, eléctricos y de gas natural.


En el caso del taxi, se continuará promoviendo la compra de vehículos no contaminantes. El objetivo propuesto es que en 2020 menos del 50% de los taxis sean diesel, y de cara al 2025, menos del 33%.


Por último, en cuanto a las flotas de servicio público del AMB y de los ayuntamientos, se tenderá hacia un parque sin diesel, a partir de la financiación de unidades nuevas de bajas emisiones y preferentemente eléctricas.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
www.elfar.cat • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress