Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
MARÍA JOSÉ ESPINOSA
Jueves, 23 de junio de 2016 | Leída 326 veces
COMARCA

El Baix Llobregat se prepara para prevenir posibles incendios forestales

Guardar en Mis Noticias.

Desde la Región de Emergencias Metropolitana Sur presagian un arranque complicado de la campaña de este año ante la falta de precipitaciones

[Img #12117]

 

Los bosques del Baix Llo­bregat, con abundante vegetación, se han secado rápidamente debido a las altas temperaturas que están registrando el mercurio durante este mes de junio y a las escasas precipitaciones. Una sola chispa puede arrasar con muchas hectáreas forestales y por este motivo ya están en marcha todos los dispositivos de prevención de incendios.

 

Bien es cierto que el fuego ha dado una tregua en los últimos años, y lejos han quedado los episodios negros de 1982 y 1994, con unas 4.000 hectáreas calcinadas, a causa sobre todo de los grandes incendios declarados en La Morella (Macizo del Garraf) y de Montserrat, respectivamente. Aunque también cabe recordar el que tuvo lugar en julio de 2005 en los términos municipales de Viladecans y Sant Boi, que se saldó con 60 hectáreas de masa forestal quemadas. Este año, desde enero a mayo se han registrado seis incendios en el territorio, que han calcinado poco más de una hectáreas. No obstante, hay que estar alerta porque cerca de la mitad de los que se producen en Catalunya se inician en los meses de julio y agosto. En 2015, el Baix Llo­breg­at perdió un total de 7,66 hectáreas forestales debido a los 27 in­cendios registrados.
 

“Las lluvias han sido muy poco generosas estos últimos meses, y por este motivo nos encontramos ante una situación complicada al arranque de la campaña forestal”, reconoce a EL FAR.CAT el jefe de la Región de Emer­gencias Me­tropolitana Sur, Joan Rovira. “Además, tenemos que añadir el agravante del gran número de urba­niza­ciones que tiene el Baix Llo­bregat, y que hacen de in­terfase con el bosque”, apunta.


Ante este escenario de complejidad, los parques de bomberos de Cornellà, Gavà, Martorell, El Prat, Sant Boi, Sant Feliu y L’Hospitalet se han reforzado con 50 auxiliares de oficio forestal (10 menos que el año pasado). Todos ellos engrosarán las plantillas habituales hasta mediados de septiembre.


Además, los efectivos de la Generalitat cuentan con la ayuda de los voluntarios reunidos en las llamadas Agru­paciones de Defensa Forestal (ADF). Estas asociaciones, formadas por propietarios forestales y los ayuntamientos de los municipios de su ámbito territorial, llevan años luchando contra los incendios y trabajando en la prevención.
 

En el Baix Llobregat existen once ADF. La que cubre una mayor superficie (más de 10.000 m2) es la de Puig Vi­cenç, que desde 1987 coordina a las ADF de los diferentes municipios que engloba: Begues, Collbató, Sant Boi, Santa Coloma de Cervelló, Sant Vicenç dels Horts, To­rre­lles, Vallirana y La Palma.


Las otras diez agrupaciones que hay en la comarca son: Massís de l’Ordal  (Cor­bera, Sant Andreu de la Bar­ca, Cas­tellví de Rosanes y Gelida); Olesa-Es­parreguera; El Roure (Sant Esteve Sesrovires, Abrera y Ulas­trell); Gavà; Sant Ra­mon (Vilade­cans y Sant Cli­ment); Puig­ma­drona-Olorda (Molins de Rei y El Papiol); Coll­bató; Sant Feliu, Castelldefels y Pallejà.
 

 

Acciones de prevención en las urbanizaciones

 

Por su parte, la Diputación de Barcelona ha aportado este año 1,65 millones de euros para prevenir incendios forestales en 121 urbanizaciones de 98 municipios de la provincia, dando apoyo económico y técnico a los ayuntamientos. Las principales acciones que se realizan consisten en la apertura de franjas perimetrales de protección alrededor de las urbanizaciones y en el tratamiento de la vegetación de las parcelas públicas.
 

Además, se ha puesto en marcha un año más el Plan de Información y Vigilancia contra incendios forestales. El Baix Llobregat es una de las 9 zonas de vigilancia en las que se ha dividido la provincia de Barcelona, y tiene su centro de comunicaciones en la Re­gión de Emergencias Metro­politana Sur de Bomberos, en Sant Boi. Éste se encarga de centralizar los avisos de incendio y el resto de incidencias detectadas.
 

La Diputación ha contratado para este programa en el Baix Llobregat a un total de 20 personas, que contarán con siete vehículos para las siete rutas de vigilancia móvil, y con un punto fijo de vigilancia en la Desfeta, en el término municipal de Gavà.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
www.elfar.cat • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress