Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
MARÍA JOSÉ ESPINOSA
Martes, 17 de enero de 2017 | Leída 128 veces
COMARCA

El PSC del Baix Llobregat exige al Govern que reabra las urgencias nocturnas de los ambulatorios

Guardar en Mis Noticias.

Los socialistas denuncian las dificultades que tienen los hospitales de la comarca para hacer frente a la epidemia de gripe

[Img #13986]

 

Este año la gripe se ha avanzado casi un mes y, a día de hoy, ya se sobrepasa el nivel epidémico, lo que está provocando un aumento notorio de la asistencia a los servicios de urgencias de los hospitales. En las últimas semanas, los profesionales de diferentes centros hospitalarios del Baix Llobregat y de L’Hospitalet están denunciando el colapso que se está viviendo en los centros y la dificultad que tienen para atender a todos los pacientes.

 

Desde la federación comarcal del PSC aseguran que en el Hospital de Viladecans, por ejemplo, se han incrementado un 20% los casos de urgencias los primeros días del año; y en el de Martorell, el pasado miércoles la situación de colapso llegó al límite con 20 pacientes pendientes de ingreso. La estampa se repite también en el Moisès Broggi de Sant Joan Despí, donde son muchos los usuarios que esperan en los pasillos o en los boxes ante la masificación y falta de espacio.

 

Los socialistas del Baix Llobregat han denunciado públicamente esta mañana la grave situación que se está viviendo en la sanidad pública del territorio. “Con la llegada del invierno, el Govern de la Generalitat ha fallado por falta de previsión y nuestra sanidad está al límite”, criticaba el primer secretario de la federación comarcal, Antoni Poveda. “A ello hay que sumar las consecuencias de los recortes que ha hecho este Govern, que provocan un deterioro en la calidad de la sanidad pública y en los servicios de urgencias”, añadía.

 

El “caos”, según Poveda, que se está viviendo actualmente en los centros hospitalarios también ha estado motivado tras la decisión tomada en 2011 por el ejecutivo catalán, liderado por Artur Mas, de cerrar los servicios de atención nocturna de muchos ambulatorios de la comarca, como los de Esparreguera, Esplugues, Gavà, Martorell, Molins de Rei, Olesa, Pallejà, El Papiol, Sant Boi, Sant Joan Despí, Sant Feliu, Sant Vicenç dels Horts, Vallirana y Viladecans. De hecho, tan sólo se mantiene el servicio de urgencias en Sant Just Desvern, Sant Andreu de la Barca, Martorell, Cornellà y Castelldefels. “Y todos ellos están colapsados”, lamentan desde la formación socialista.

 

Por este motivo, desde el PSC del Baix Llobregat exigen al Govern que “recupere los horarios de atención ampliados y los servicios de urgencias de 24 horas que se prestaban en los centros de atención primaria antes de los recortes en sanidad que ha hecho el Govern de Catalunya”. Además, Poveda también reclama que “se vuelvan a poner en servicio las unidades cerradas en los centros hospitalarios, como es el caso de la unidad 8 del Hospital de Bellvitge o la unidad cerrada en el Hospital General de L’Hospitalet; y se amplíe el número de camas del Hospital de Sant Boi, con el objetivo de drenar los servicios de urgencias de otros centros”.

 

Otra de las exigencias de los socialistas comarcales al Govern es que se amplíen los recursos humanos de los hospitales y que se dé mayor estabilidad laboral a los profesionales. ”Hay casos de trabajadores que firman contratos semanales, un hecho que no garantiza poder tener unas plantillas estables para hacer frente a este tipo de situaciones”, lamentaba Poveda.

 

La alternativa a los hospitales son los centros de urgencia ambulatoria (CUAP). Pero en el Baix Llobregat, con una población de 800.000 habitantes, únicamente funcionan cinco centros abiertos las 24 horas, situados en Castelldefels, Cornellà, El Prat, Sant Andreu de la Barca y Sant Vicenç dels Horts. Poveda pide a la Generalitat que “tome medidas para dar una respuesta asistencial que evite el colapso de las urgencias médicas y afronte la saturación que estos días se está viviendo”.

 

 

El Hospital de Martorell, a la espera del Plan Director aprobado en 2008

 

 

En declaraciones a ELFAR.CAT, el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Martorell, Lluís Tomàs, insiste en la necesidad de activar el Plan Director del hospital, que fue aprobado en el año 2008 y que preveía la ampliación estructural del centro sanitario. Una necesaria actuación que, según los socialistas, no se ha llevado a cabo. “Lo único que se hizo hace un par de años fue una ampliación en Urgencias, pero ya ha quedado totalmente desfasada”, asegura Tomàs.

 

Para el portavoz socialista, “el colapso que se está produciendo estos días se podía solucionar reabriendo las urgencias nocturnas y festivas del CAP del barrio de Buenos Aires, ya que mucha gente podría ir allí; pero sobre todo activando el Plan Director del hospital y recuperando las 30 ó 40 camas que quedaron libres hace unos cuatro años tras trasladar a un grupo de ancianos a la nueva residencia que se construyó en el municipio”. Según Tomàs, el ala del hospital donde se encontraban estas personas mayores, está actualmente en desuso.

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
www.elfar.cat • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress