Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
MARÍA JOSÉ ESPINOSA
Sábado, 25 de febrero de 2017 | Leída 126 veces
COMARCA

El AMB formará parte del Consorcio del Parque Agrario del Baix Llobregat

Guardar en Mis Noticias.

Los ayuntamientos, la Diputación, la Generalitat y el Parque Agrario aportarán más recursos técnicos y económicos para gestionar la fauna salvaje, una de las principales reclamaciones de los payeses

[Img #14491]

 

La presidenta del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y alcaldesa de Barcelona, ​​Ada Colau, ha mantenido esta mañana una reunión de trabajo con el presidente del Consell Comarcal, Josep Perpinyà, y con alcaldes, concejales y representantes de los ayuntamientos, instituciones y organismos que forman parte del Consorcio del Parque Agrario del Baix Llobregat. Entre ellos se encontraban los alcaldes de Cornellà, Antonio Balmón; Sant Joan Despí, Antoni Poveda; Viladecans, Carles Ruiz; El Prat, Lluís Tejedor; y las alcaldesas de Sant Boi, Lluïsa Moret; Gavà, Raquel Sánchez, o Castelldefels, Candela López, entre otras.

 

Durante el encuentro, se han planteado los términos, mediante un futuro convenio, de la entrada del AMB al Consorcio. “Como administración competente en el planeamiento urbanístico de la metrópolis y otros temas como la construcción de infraestructuras y la gestión del ciclo integral del agua, el AMB se convertiría en un actor clave en la gestión de este centro productivo”, aseguran fuentes del ente metropolitano.

 

La presidenta Ada Colau manifestaba, tras la reunión de trabajo, que desde el AMB “somos conscientes de que no sólo estamos hablando de un espacio de gran valor ambiental y paisajístico, sino con un valor económico importante y capital para el área metropolitana”. En este sentido, reafirmaba el “compromiso político” del gobierno metropolitano “de hacer los máximos esfuerzos” para preservar y consolidar este espacio agrario “que es único en el entorno europeo”.

 

Colau aseguraba que “el futuro del área metropolitana no se puede pensar sin el Parque Agrario del Baix Llobregat”, al tratarse de un “espacio privilegiado que genera trabajo y productos de proximidad y ecológicos”, un hecho que va en consonancia, tal como recordaba, “con nuestra apuesta por caminar hacia la soberanía alimentaria”.

 

Por su parte, el presidente del Consell Comarcal también ha abogado por “abrir una nueva etapa” y “dar un paso hacia delante” para preservar “este espacio estratégico tanto para la comarca como el área metropolitana”, facilitando la producción y la comercialización.

 

 

Colaboración técnica y económica

 

 

El AMB, una vez integrada en la estructura del Consorcio, prestará colaboración técnica y económica en los aspectos ambientales del Parque Agrario relacionados con sus competencias, como el mantenimiento y mejora de las instalaciones hidráulicas, de riego y de drenaje.

 

Además, también impulsará la promoción económica de aquellos productos agrícolas que se producen en la zona, con el fin de potenciar el consumo de proximidad.

 

Por último, está previsto ampliar la extensión de suelo agrícola, de acuerdo con algunas peticiones de ayuntamientos como el de Sant Vicenç dels Horts, que ha solicitado incorporar al Parque Agrario una extensión importante de terrenos agrícolas del municipio, situados en el margen del río Llobregat.

 

 

Gestión sostenible de la fauna salvaje

 

 

Aprovechando la visita de la presidenta del AMB y de los alcaldes del territorio, un grupo de payeses se han concentrado frente a las puertas de la Masía de Can Comas para exigir, entre otras cosas, mayor dotación presupuestaria para “la acción del control cinergético”, realizando estas acciones “ya sea de manera directa o derivando este servicio necesario a terceras personas”.

 

Así mismo, han reclamado que el Parque Agrario “responda de su responsabilidad por omisión o mala gestión en su deber de garantizar la efectividad de las acciones de control cinergético y que han generado graves perjuicios económicos a los payeses”.  De hecho, según denuncian ellos mismos, los daños en los cultivos provocan pérdidas económicas que “hacen tambalear la viabilidad de la empresa agraria”. Los afectados aseguran que en una sola noche se puede echar a perder toda una cosecha, “lo que posiblemente represente entre un 20 o un 30% de los ingresos esperados anuales”, dicen.

 

En este sentido, el vicepresidente primero de la Diputación de Barcelona, Dionís Guiteras, ha anunciado un acuerdo entre los ayuntamientos, la Diputación, la Generalitat y el Parque Agrario para gestionar la fauna salvaje, mediante recursos técnicos y económicos. “Es imprescindible para la producción agraria controlar esta plaga de fauna salvaje y que pueda haber la biodiversidad ecológica necesaria”, señalaba.

 

Concretamente, habrá una persona encargada de la gestión de la fauna para controlar y hacer compatible la actividad económica con la biodiversidad. “No vamos a matar pájaros y animales porque sí”, aseguraba. “Lo que sí vamos a llevar a cabo es una gestión sostenible para hacer posible que la agricultura, la biodiversidad y el disfrute de la ciudadanía convivan en perfecta armonía”, matizaba.

 

Los agricultores, cuyas reivindicaciones han sido escuchadas por la presidenta Ada Colau y el resto de autoridades, también solicitan tener más protagonismo en la toma de decisiones que les afectan directamente y por este motivo abogan por convocar Consejos Agrarios “para reunir representaciones de diferentes interlocutores de nuestra comunidad a fin de gestionar todas aquellas incidencias que requieren acciones por parte de la administración, y convertirse en un punto de encuentro para compartir inquietudes”.

 

Mauri Bosch, miembro de Joves Agricultors i Ramaders de Catalunya, ha recriminado a los políticos su “desconocimiento” hacia las necesidades de los agricultores. “Muchos de nosotros tenemos la sensación de que somos jardineros de Barcelona y que lo que queréis es que esto esté verde, pero que os importa muy poco que nos podamos ganar la vida y que podamos sobrevivir”, lamentaba, tras insistir en que lo que tiene que priorizarse es la actividad económica agraria. “Y por eso queremos ser copartícipes de nuestro futuro y de nuestro día a día”, recalcaba.

 

El Parque Agrario del Baix Llobregat es la zona productiva agrícola más importante del territorio metropolitano, que contribuye a la soberanía alimentaria de sus más de 3 millones de habitantes, y que junto con el Parque Natural de Collserola, el Delta del Llobregat constituyen los espacios naturales más importantes de la metrópolis.

 

Esta extensión de suelo agrícola ha sido preservada a lo largo de los años gracias a la resistencia de agricultores, entidades ecologistas y de las administraciones competentes en actuaciones como el Plan Delta de la década de los 90, y evitando, últimamente, el cambio de usos propuesto por iniciativas como Eurovegas.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
www.elfar.cat • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress