Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
DULCE VALERO
Martes, 18 de abril de 2017 | Leída 68 veces
COMARCA

L’Hospitalet y Esplugues mejoran la imagen de una de sus arterias de confluencia

Guardar en Mis Noticias.

Las obras de reforma de las avenidas Severo Ochoa y Torrent suponen la intervención en más de 6.200 metros cuadrados de viales

[Img #15110]L’Hospitalet y Esplugues son dos municipios vecinos que ya tienen experiencia en la reforma de viales compartidos. La remodelación de la calle Maladeta, un espacio donde confluyen vecinos de dos barrios con una alta densidad de población como son Pubilla Cases y Can Vidalet, fue en su momento un ejemplo de reurbanización y mejora de la accesibilidad. Y ahora esa misma operación se está  produciendo en otro punto neurálgico que también une a ambos barrios, la avenida Severo Ochoa y su prolongación ya en Esplugues, a través de la avenida Torrent, una intervención que supondrá un lavado de cara en más de 6.200 metros cuadrados de viales.

 

Las obras se iniciaron en el mes de febrero y tienen una duración prevista de cuatro meses. Concretamente, se actúa en el tramo sur de la avenida Torrent, entre las rotondas de Jacint Benavent y la calle Verge de la Mercè (Can Vidalet-Espluges), y en el tramo norte de la avenida de Severo Ochoa, entre la carretera de Collblanc y la calle de Amadeu Vives (Pubilla Cases-L’Hospitalet).

 

Los trabajos servirán para reordenar el espacio público de esta zona y mejorar la accesibilidad, con la ampliación de aceras, la supresión del paseo central, la eliminación o mejora de los tramos de escaleras actuales y la construcción de una rotonda vial de 25 metros de diámetro para regular el tráfico en la confluencia de las calles de la Verge de la Mercè, Gravina y de Amadeu Vives con las avenidas Torrent y Severo Ochoa.

 

El proyecto también incluye la plantación de nuevo arbolado; la renovación del alumbrado, del mobiliario urbano y de la red de alcantarillado; el soterramiento de las líneas aéreas de servicios, y la pavimentación de calzadas y aceras. Mientras duren las obras, habrá desvíos de tráfico debidamente señalizados por las calles de los alrededores.

  

El proyecto, que ejecuta el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) con un presupuesto de 880.000 euros, se realiza en colaboración con los ayuntamientos de las dos ciudades.

 

 

 

Reivindicación vecinal

 

 

En una visita hoy a las obras, la alcaldesa de L’Hospitalet, Núria Marín, ha asegurado que “se trata de una obra largamente reclamada por los vecinos y las vecinas de los dos barrios”, y que con estos trabajos “generamos un espacio de encuentro y de intercambio tal y como ya se ha hecho en otras ocasiones con equipamientos y calles".

 

El proyecto urbanístico también ayudará a mejorar la percepción de seguridad en una avenida como Severo Ochoa donde los vecinos han alertado en diversas ocasiones sobre episodios de incivismo. De hecho, el Ayuntamiento puso en marcha hace un mes medidas de limitación del horario de algunos establecimientos de la avenida por producir muchas molestias a los vecinos. “Para nosotros es muy importante promover el comercio de  proximidad, incluidos los pequeños bares y restaurantes, pero siempre y cuando sea compatible con el día a día de los vecinos y de su entorno”, ha explicado Marín.

 

Por su parte, la alcaldesa de Esplugues, Pilar Díaz, ha recordado que la avenida Torrent “es una calle muy importante que utiliza mucha gente de la comarca para acceder a la segunda ciudad de Catalunya”, y que se ha hecho “un importante esfuerzo para pensar cuál era la configuración de la calle que queríamos, teniendo en cuenta que tiene una sección especial muy amplia pero diferente en función del tramo y además cuenta con pendiente”. Según Díaz, “lo que queríamos era una calle pensada bajo el concepto de urbanismo comercial que facilite la compra y que ayude a consolidar los comercios que tenemos y atraer nuevos”.

 

 

Derribo del antiguo mercado, este mismo año

 

 

Desde este punto de vista, uno de los revulsivos comerciales de la zona será el nuevo Mercado Municipal de Can Vidalet, un equipamiento pendiente de construcción que se ubica precisamente en la confluencia de la avenida Torrent con la plaza de la Bòbila.

 

El Ayuntamiento de Esplugues presentará a aprobación para el pleno municipal del mes de abril una modificación de crédito que contempla el derribo del mercado antiguo, unas obras previstas para este mismo año de las que se hará cargo el consistorio. “Una vez se estudien las propuestas de los operadores privados que han de impulsar la construcción del mercado y cuál es la mejor fórmula, de aquí a un año como máximo tendremos también en marcha las obras del nuevo edificio”, ha asegurado la alcaldesa. En la actualidad, los concesionarios de las paradas del mercado siguen instalados en una carpa provisional en la plaza de la Bòbila.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
www.elfar.cat • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress