Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
DULCE VALERO
Jueves, 20 de abril de 2017 | Leída 59 veces
L'HOSPITALET

El segundo tramo de la Gran Via pendiente de reforma estará cubierto en un 40%

Guardar en Mis Noticias.

Generalitat y Ayuntamiento sacarán el próximo mes de mayo a licitación la redacción del proyecto de transformación

[Img #15148]

 

“Cambiaremos una autopista por una calle”, aseguraba hoy Francesc Belver, teniente de alcalde de Coordinación, Planificación, Desarrollo Económico y Ocupación del Ayuntamiento de L’Hospitalet, durante la presentación a los medios de comunicación de los detalles técnicos de uno de los proyectos emblema del equipo de Gobierno: el Plan Director Urbanístico (PDU) de la Gran Via, aprobado por la Generalitat el pasado mes de marzo.

 

La transformación de la Gran Via desde la plaza Europa hasta el río Llobregat incluirá la cobertura de un 40% de esta vía en cuatro tramos diferentes, de manera que la actual barrera urbanística que representa la C-31, conocida popularmente como Autovía de Castelldefels, pueda ser superada a pie plano, una reivindicación histórica del municipio.

 

El Consorci per a la Reforma de la Gran Via, organismo en el que están representados la Generalitat y el Ayuntamiento de L’Hospitalet, sacará el próximo mes de mayo a licitación la redacción del proyecto que ha de definir la depresión y cobertura parcial de la C-31 junto con la configuración de las dos calzadas laterales, con el objetivo de dar continuidad al tramo ya ejecutado desde la plaza Cerdà hasta la plaza Europa.

 

El nuevo tramo deprimido tendrá una longitud total de un kilómetro e irá desde la rambla Marina hasta la ronda Litoral (B-10), incluyendo cuatro coberturas: una primera de 20 metros frente al Hospital Duran i Reynals, una segunda de 80 metros a la altura del camino de Pau Redó, una tercera de 200 metros en el tramo situado frente al Hospital de Bellvitge, y finalmente una cobertura de 100 metros en el nudo viario de la calle Feixa Llarga.

 

En total serán 400 metros de cobertura (un 40% del tramo), que han de permitir la permeabilidad de la vía. “Los hospitales volverán a estar juntos, y además ganamos una fachada urbana en el barrio de Bellvitge”, asegura Belver, quien recuerda la mejora que a nivel ciudadano supondrá una Gran Via con aceras que invitarán al paseo, tal y como se ha hecho en el anterior tramo. En la calzada lateral norte, además, se creará un corredor que conectará el parque de Bellvitge con el futuro parque de Cal Trabal y con el acceso al río Llobregat.

 

[Img #15149]Para la alcaldesa de L’Hospitalet, Núria Marín, la transformación de la Gran Via es una operación importante para el conjunto del área metropolitana. La operación urbanística, que afecta a 105 hectáreas de terreno, el 8% del término municipal, servirá según Marín, “para unificar un espacio consolidado en Bellvitge, con los dos hospitales y la actividad de investigación; dotar a este espacio de techo económico con la creación de un clúster biomédico; obtener un espacio verde de 30 hectáreas, el más grande que tendrá la ciudad, y llegar de forma amable hasta el río”.

 

 

Además, según Marín, el proyecto permite un desarrollo "sin coste para los vecinos", ya que la inversión que se destinará a la urbanización de los tres sectores en los que se divide, unos 176 millones de euros, se sufragará con los recursos que se consigan con la venta de parcelas para la promoción del parque empresarial del Biopol’H y de los negocios de oficinas y hoteleros previstos (se podrían instalar hasta 26 boques de edificios, entre ellos cinco hoteles, con una altura máxima de 90 metros).

 

 

A partir de octubre se abrirá un proceso participativo para definir cómo ha de ser el parque de Cal Trabal y qué usos ha de tener, así como para decidir el destino que se dará a las tres masías que se recuperarán dentro de este espacio.

 

 

La transformación de la Gran Via quedaría pendiente de una tercera fase supeditada al soterramiento de las vías del tren, un proyecto que permitiría unificar los dos tramos reformados de la vía urbana. Fuentes municipales han asegurado que en mayo hay prevista una reunión con Fomento para comenzar a trabajar en los detalles del proyecto ferroviario, después del reciente anuncio del Ministerio de iniciar a lo largo de ese mandato el soterramiento.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
www.elfar.cat • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress