Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 11 de mayo de 2017 | Leída 41 veces
OPINIÓN

Cien años de orgullo roquero

Guardar en Mis Noticias.

[Img #15421]CARLES RUIZ.

Alcalde de Viladecans.

 

Roca ha cumplido cien años. La decisión de los hermanos Roca, en 1917, de dejar Manlleu e iniciar su actividad en Gavà y posteriormente en Viladecans, buscando mejores oportunidades para su nuevo proyecto, ha marcado la evolución de ambas ciudades.

 

Gran parte de la vida de nuestros municipios ha transcurrido, a lo largo de estos años, paralela a la continua adaptación de grandes compañías a las necesidades de las familias. Muchas ciudades han visto ligada su evolución a empresas que han generado empleo y actividades. Los vapores en Terrassa o Sabadell, la Seda en El Prat, o la Pirelli en Vilanova son ejemplos claros. Pero muchas de ellas han desaparecido y hoy sólo son un recuerdo de un pasado industrial que, en el mejor de los casos, ha dejado la huella de un importante patrimonio.

 

Pero Roca es un caso de éxito y pervivencia. Superó las dificultades de la Guerra Civil y la posguerra que marcaron la vida de muchos ciudadanos y ciudadanas de Viladecans, en la defensa de los derechos sociales y laborales de sus trabajadores. Más tarde, en Roca se iniciaría uno de los movimientos de solidaridad laboral más importantes de la Transición en Catalunya. Además, la empresa ha superado varias crisis económicas a lo largo de su centenario.

 

Roca ha crecido y ha evolucionado a nuevos mercados en todo el mundo, convirtiéndose en una de las mayores empresas multinacionales de nuestro país. Pero ello no ha supuesto abandonar sus orígenes en la planta baixllobregatina. Tanto es así, que ahora estamos trabajando, aprovechando su implantación en nuestra ciudad, en generar un nuevo proyecto industrial, de innovación, que impulsará la economía de nuestro territorio, como ya lo hizo a partir de su llegada, hace cien años.

 

Esta historia de superación de la compañía, de lucha por los derechos de los trabajadores, de haber dejado una profunda huella en los servicios, equipamientos y patrimonio en nuestra ciudad, hacen que el sentimiento que puede resumir este centenario sea el del “orgullo roquero” que siente Viladecans.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
www.elfar.cat • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress