Estigues ben informat de tot el que passa a casa nostra
Jueves, 23 de noviembre de 2017
Última actualización: Miércoles, 22 de noviembre de 2017 17:18
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
MARÍA JOSÉ ESPINOSA
Viernes, 20 de octubre de 2017 | Leída 81 veces
VILADECANS

La UE distingue a la Xarxa d'Innovació Educativa como buena práctica

Guardar en Mis Noticias.

Creada en el año 2013, ha promovido diferentes iniciativas encaminadas a mejorar el aprendizaje y el éxito escolar

[Img #16936]

 

Desde hace muchos años, Viladecans tiene un objetivo claro: avanzar en el concepto de smart education, o lo que es lo mismo, escuelas inteligentes. De hecho, fue uno de los primeros ayuntamientos en hacer llegar la fibra óptica a los centros educativos, en introducir tablets en las aulas (demostrando que se trataba de una herramienta idónea para aumentar el interés y la motivación de los alumnos) y en crear una Xarxa d’Inno­vació Educa­tiva (XIE), integrada por docentes, familias y empresas, que impulsara nuevos pro­yectos aprovechando la infraestructura implementada.


La XIE se creó en el año 2013 y desde entonces ha promovido diferentes iniciativas educativas encaminadas a mejorar el aprendizaje y el éxito escolar. Su gran labor en estos años, y los buenos resultados obtenidos con los proyectos puestos en marcha, le han valido para obtener una merecida distinción europea. Ha sido este mes de octubre en el Urbact City Festival, celebrado en Tallin (Estonia), donde la XIE de Viladecans ha sido reconocida como buena práctica en el bloque de inclusión social. El proyecto, que fue escogido junto con otros 96 que buscan dar respuesta a los retos de las ciudades en el siglo XXI, fue presentado por técnicos municipales.


En la mayor parte de las iniciativas que nacen bajo el paraguas de la XIE se utilizan las nuevas tecnologías, para que todos tengan las mismas oportunidades de alcanzar el éxito educativo. Por este motivo, un comité de expertos evaluó la propuesta al considerar que se trata de un “proyecto que aporta soluciones valiosas, innovadoras y funcionales que pueden replicarse fácilmente en otras ciudades”.


Los principios de la XIE se resumen en la búsqueda de implicación de las diferentes administraciones y agentes sociales; en el fomento de la innovación en las aulas; en el uso de la tecnología aplicada a la educación y las redes sociales; en facilitar las mejores herramientas pedagógicas a los docentes; en el incremento de la implicación de las familias en la labor pedagógica; en potenciar la colaboración alumno-escuela-familia-empresa, y en detectar oportunidades de negocio para el tejido empresarial local.


Desde esta red se han impulsado iniciativas como el uso de nuevas plataformas educativas para facilitar la interrelación entre profesores, padres y alumnos; el currículum bimodal, que consiste en evaluar dos competencias diferentes; el proyecto Son Especialistas, que busca inspirar a los profesores de educación secundaria para que acompañen a sus alumnos en el descubrimiento de las habilidades que los hacen únicos, o el de cotutorización, que pretende conseguir una ma­yor implicación entre el mun­do educativo y el em­presarial, mediante el acompañamiento en los trabajos de investigación de los alumnos de Bachillerato.

 


Tecnología al servicio de las aulas

 

 

A todos estos proyectos amparados por la XIE hay que sumar el IMAILE, una iniciativa europea que tiene como uno de sus principales objetivos desarrollar Entor­nos Personales de Apren­diza­jes para mejorar el éxito educativo y actualizar la metodología de aprendizaje para adaptarla al actual contexto digital. Es decir, poner la tecnología al servicio de las aulas.


Otras ciudades de Suecia y Finlandia, así como instituciones y empresas europeas, forman parte de este proyecto, que busca identificar y su­mar tecnologías y servicios innovadores para proveer de Entornos Personales de Aprendizaje a los profesores de ciencias, matemáticas y tecnología. La manera de conseguirlo es diseñando un programario que pueda ser operativo en cualquier dispositivo y ayude a los jóvenes alumnos a adquirir las competencias educativas necesarias de manera personalizada.


Precisamente, estudiantes de sexto de Primaria y de primero de la ESO de cuatro centros educativos de Vilade­cans están testando este mes de octubre los prototipos de dos softwares tecnológicos impulsados a través del IMAILE, y que han sido los escogidos tras tres años en los que se han hecho diferentes cribajes atendiendo a las diferentes fases del proceso (idea de producto, diseño, prototipo y piloto). De los 11 aspirantes iniciales han quedado dos propuestas, que son las que ahora se están testando en las escuelas de Vilade­cans y en las de los otros países participantes en el proyecto.


Estas dos propuestas finalistas son, por un lado, la de un consorcio catalán formado por la editorial Edebé y la em­presa multimedia Mydo­cu­­menta, con el software llamado Amigo; y, por otro, la de la start-up finlandesa Al­me­rin, con el software Yip Tree.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
www.elfar.cat • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress