Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 4 de enero de 2018 | Leída 115 veces
OPINIÓN

El injusto, por desigual, valor del voto (2)

Guardar en Mis Noticias.

[Img #17962]ÁNGEL T. GARCÍA.

Periodista.

 

Los resultados electorales del 21 de diciembre volvieron a demostrar lo injusto que es nuestro sistema electoral, donde el voto de un elector de Girona, Lleida y Tarragona vale en términos de escaños 1,6, 2,4 y 1,6 veces más que el voto de uno de Barcelona. Ya lo intenté explicar en mi último artículo en este medio, el 2 de noviembre (http://elfar.cat/not/20888/el-injusto-por-desigual-valor-del-voto/).

Es el sistema que, en España, sólo se conserva en las elecciones generales y en las autonómicas catalanas. En el resto de comunidades se ha cambiado para que sea más equilibrado entre las zonas rurales y las ciudades, aunque tampoco demasiado. Sigue triunfando el criterio territorial y los votos de las zonas más pobladas valen menos.

En Catalunya, en este momento, de haber existido una circunscripción única, todos los votos de los catalanes y catalanas hubieran tenido el mismo valor y el independentismo habría perdido la mayoría. Así de claro: Junts per Catalunya habría obtenido 30 diputados en lugar de 34; ERC, 30 en vez de 32 y la CUP 6 en vez de 4. La suma sería 66, en vez de 70. La mayoría absoluta está en 68. En el otro "bando", Ciudadanos habría sacado 35 en vez de 36; el PSC 19 y no 17; el PP 5 en lugar de 4, y los comunes 10 y no 8. La suma sería de 69. (Se han hecho muchos trabajos periodísticos comparando estos datos, pero es especialmente claro el que publicó el diario ABC: (http://www.abc.es/elecciones/catalanas/abci-bloque-independentista-habria-perdido-cualquier-otro-sistema-electoral-201712221707_noticia.html).

Yo soy de los que cree que los votantes de Catalunya en Comú no son independentistas. Si lo fueran, tenían tres otras opciones clarísimas de voto. Es más, en Iniciativa per Catalunya hay un fuerte movimiento federalista. El mensaje de referentes como José Luis Atienza o el retirado Joan Coscubiela así lo demuestra.

El territorialismo es el criterio escogido para asignar la representatividad de la ciudadanía en el Parlament. Pero, ¿qué pasaría si fuera la renta de los votantes? Si se trata de aplicar cierta justicia compensatoria, ¿por qué no asignar más valor al voto de los que menos tienen? En teoría, el Estado conoce la renta de todos los ciudadanos. Podría atribuirse un coeficiente regulador por franjas (por ejemplo cinco, con valores de 1,5, 1,25, 1, 0,75 y 0,50) en función de las posibilidades económicas de cada votante. No es política ficción; podría hacerse. El gran hermano -la Administración- sabe lo que ingresamos, lo que gastamos, lo que ahorramos... ¿no?

En términos prácticos, en el momento de ejercer el derecho a voto, cada grupo económico podría hacerlo en mesas diferentes dentro de los colegios electorales, o con papeletas de diferente color... El futuro voto telemático electoral seguro que podría resolver estos detalles menores.

Los políticos elegidos podrían trabajar mejor, de esta manera, para la igualdad de oportunidades y la lucha contra las desigualdades, porque el sistema electoral elegido habría tenido muy en cuenta este criterio. Me podrán decir que esta propuesta favorecería claramente a las izquierdas, pero ¿no habíamos quedado en que la política ya no se divide entre derechas e izquierdas? Todo el mundo dice ser progresista en las encuestas, pero tras el 21-D, 74 diputados del Parlament son de derechas, frente a 61 presuntos izquierdistas. (Y digo "presuntos" porque creo que la izquierda no puede ser nacionalista, al ser, por definición, internacionalista).

Es una propuesta que parece más justa que la territorial, que premia el voto rural, un mundo que ya está muy subvencionado y más que tenido en cuenta económicamente por Europa. Pero, ¡atención! es una idea que no es más justa, a mi juicio y en el fondo, que un sistema sencillo en que todos los votos tengan el mismo valor. El ideal es colocar a toda la ciudadanía en el mismo plano, en una circunscripción única. Y que nadie pueda quejarse.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
www.elfar.cat • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress