Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 25 de enero de 2018 | Leída 177 veces
OPINIÓN

La Generalitat, condenada a pagar las 'escoles bressol' públicas

Guardar en Mis Noticias.

[Img #18249]CARLES RUIZ.

Alcalde de Viladecans.

 

Los gobiernos de Pasqual Maragall y José Montilla pactaron con muchos ayuntamientos la creación de xarxes municipals d’escoles bressol. El acuerdo era compartir la financiación de unos equipamientos que se consideraban muy importantes para las personas: servían para la integración social y escolar de los niños y niñas y ayudaban a compatibilizar la vida laboral y familiar. En Viladecans, en 2004, abrimos dos: La Muntanyeta, en un edificio singular, y La Ginesta, en unos bajos de un bloque nuevo. Luego La Marina (en 2006) y La Pineda (en 2008), construidas también en edificios propios. La oferta pública vino a complementar la privada ya existente, aplicando, eso sí, unos criterios de calidad muy altos.

 

Fue uno de los proyectos más ilusionantes que recuerdo como alcalde, aunque hay quien no lo compartió, ya que, cuando en 2010 Artur Mas accedió a la presidencia de la Generalitat, esta administración decidió que las escoles bressol públicas no eran prioritarias y fue disminuyendo la parte de financiación que le pertocaba. La única explicación que recibimos es que las diputaciones asumirían esa competencia. Finalmente, en el curso 2012-2013, este servicio dejó de percibir la financiación que debía proceder de la conselleria d’Ensenyament. Para que nuestras cuatro escoles bressol siguieran abiertas, dando servicio a 350 niños y niñas, el Ayuntamiento y las familias debieron aumentar notablemente su aportación.

 

Ahora, siete años después, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya nos da la razón y condena a la Generalitat actual a pagar lo que le hubiera correspondido durante los cursos escolares 2012-13, 2013-14 y 2014-15. La sentencia señala que la Generalitat deberá asumir el pago de 1.300 euros al año por plaza escolar. A Viladecans nos corresponderá 1.232.400 euros. Cuando recibamos ese dinero decidiremos su destino, pero nuestro compromiso es que se destinen a temas relativos a la educación.

 

La educación infantil es una etapa fundamental en la integración social y el acceso a la educación de los niños y niñas, y ha sufrido un abandono lamentable por los sucesivos gobiernos de la Generalitat, obsesionados con el Procés independentista y despreocupados de las necesidades de la ciudadanía. Los ayuntamientos hemos tenido que asumir, en la medida de nuestras posibilidades, competencias –sobre todo- en servicios sociales y educación que no se cubren dignamente. Y no podemos hacer todo lo que quisiéramos, porque el gobierno central aplica una "regla de gasto" establecida por la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que impide incrementar esfuerzos inversores en causas que creemos justas y proyectos ilusionantes, como las escoles bressol. Ni Rajoy ni Montoro tienen en cuenta que hay ayuntamientos bien gestionados, que tienen un nivel de endeudamiento muy bajo y que podrían asumir más responsabilidades. En Viladecans estaríamos dispuestos.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
www.elfar.cat • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress