Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
MARÍA JOSÉ ESPINOSA
Miércoles, 3 de julio de 2013 | Leída 205 veces
COMARCA

El Baix Llobregat reclama nuevas inversiones para mejorar la movilidad y el transporte público

Guardar en Mis Noticias.

La semana que viene se llevará a cabo una reunión en el Ministerio de Fomento en la que el territorio exigirá la finalización de las infraestructuras paralizadas por falta de financiación

[Img #5097]


El Fórum Comarcal de la Mobilitat del Baix Llobregat ha celebrado esta mañana una nueva sesión de trabajo para debatir sobre las problemáticas de la movilidad y el déficit de infraestructuras en el territorio. Durante la jornada se ha presentado una hoja de ruta para reinvindicar nuevas inversiones y mejoras en este ámbito. El documento será aprobado en el próximo pleno del Consell Comarcal.

 

La comarca lleva años reclamando obras vitales para el territorio, muchas de las cuales ya están proyectadas en los diferentes Planes Directores de Infraestructuras (PDI), como la llegada del metro o tren al aeropuerto de El Prat, el carril bus en la C-245 o la prolongación de la línea 3 de Metro entre Zona Universitaria y el puente de Esplugues.

 

No obstante, conscientes de que la insuficiencia financiera de las administraciones no harán posible la ejecución de la totalidad de las infraestructuras planteadas, desde el Fòrum de la Mobilitat priorizan la finalización de las obras actualmente paradas por falta de financiación, como el caso de la variante de Vallirana o la línea 9 de Metro, así como la ejecución de pequeñas intervenciones en obra pública que pueden mejorar sustancialmente el transporte público del Baix Llobregat. “Nuestro objetivo es facilitar en este tiempo de crisis la vida de las personas que se han de movilizar en la comarca”, explicaba el vicepresidente y conseller de Movilidad del Consell Comarcal del Baix Llobregat, Jordi Milà.

 

El presidente del Consell Comarcal, Joaquim Balsera, se lamentaba de que el Baix Llobregat sea “una las comarcas catalanas que menos inversión pública ha tenido durante muchos años”. Balsera manifestaba que el documento presentado esta mañana “se ha estado trabajando durante los últimos meses con mucha implicación de sindicatos, asociaciones y entidades” con el objetivo de “reclamar al resto de administraciones competentes más inversiones en infraestructuras públicas de transporte en la comarca del Baix Llobregat para seguir avanzando hacia una movilidad mucho más sostenible”.

 

Una de las propuestas planteadas en el documento ha sido la puesta en marcha de los intercambiadores de la estación de alta velocidad de El Prat y de la nueva estación de metro de Ernest Lluch, entre Pubilla Cases y Collblanc; y llevar a cabo actuaciones de mejora en algunos intercambiadores ya existentes como el de la estación de Martorell Central de FGC o el de Cornellà Centre de Rodalies.

 

El segundo punto en el que se ha hace hincapié es en el de las inversiones destinadas a optimizar la red de transporte existente con unos costes menores y una gran repercusión sobre los usuarios. Entre las propuestas, destaca la creación del carril bus en la B-23 y de un by-pass para el Trambaix entre la rambla de Sant Just y el puente de Esplugues;  la puesta en funcionamiento de la L9 de Metro, ya excavada entre el aeropuerto y Zona Universitaria, y la integración del autobús en el intercambiador de Cornellà Centre.

 

Las mejoras en el transporte de viajeros por carretera también han centrado parte de la jornada. En este ámbito se propone potenciar diferentes ejes de bus exprés, como el que une Vallirana con la Diagonal de Barcelona por el puente de Molins de Rei y la B-23, pasando por Cervelló y Sant Vicenç dels Horts, con recorridos más directos, especialmente en hora punta.

 

Así mismo, el territorio también aboga por mejorar la velocidad de algunos buses a partir de la reducción de paradas y cubrir de forma óptima la demanda existente en áreas de nueva creación, tanto comerciales (como la zona alrededor del centro Splau y del campo de fútbol del RCD Espanyol) o residenciales (como es el caso del área de Mas Lluhí entre Sant Just y Sant Feliu).

 

La mejora de la frecuencia de los tranvías y de accesibilidad a los polígonos industriales en transporte público, y la creación de una línea semicircular metropolitana de Rodalies que conecte L’Hospitalet, el Baix Llobregat y el Vallès Occidental, son otras de las demandas que recoge el documento.


 

Reunión en Madrid

 


Responsables del Consell Comarcal se reunirán la semana que viene con el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, para conocer de primera mano cuáles son las inversiones previstas en la comarca. El encuentro servirá para volver a reclamar una vez más la ejecución de infraestructuras vitales para el desarrollo económico y social del territorio.

 

 “Insistiremos en las infraestructuras que están por acabar, que son el puente que comunicará la A2 y la AP7 a la altura de Castellbisbal y El Papiol  y los túneles de Vallirana; y de las que se tienen que iniciar como los accesos al aeropuerto de El Prat, el soterramiento de Sant Feliu y las conexiones entre autopistas”, explica Milà, que reconoce que “si se comprometieran a finalizar aquellas obras que están en punto muerto desde hace algún tiempo ya podríamos decir que la reunión ha sido un éxito”.

 

El presidente Balsera recuerda que “el Baix Llobregat es una comarca industrial y necesita infraestructuras de movilidad de personas, pero también de mercancías. Y en este sentido, plantearemos al secretario de Estado el conjunto de reivindicaciones que tenemos”.


 

Radiografía de la movilidad en la comarca

 


El parque de vehículos de la comarca en 2012 era de 356.000 turismos, 65.000 motocicletas, 68.000 camiones y furgonetas, 3.000 tractores industriales y 15.000 autobuses.

 

Según datos extraídos de la Encuesta de Movilidad Cotidiana del año 2006 y de la Encuesta de Movilidad (2003-2008) del Instituto de Estudios Regionales y Metropolitanos, en una día laboral la población residente en el Baix Llobregat realiza un total de 2,4 millones de desplazamientos, lo que significa un promedio diario de 3,38 desplazamientos por persona. De estos, el 74% son movimientos internos en la comarca, el 22% son desde la comarca hacia el exterior, y el 3% restante son externos.

 

De los 2,4 millones de desplazamientos, el 45% se llevan a cabo en modos no motorizados (a pie o en bicicleta), el 41% en transporte privado y el 14% en transporte público. Durante el fin de semana la proporción del uso del transporte privado aumenta hasta el 48%, en detrimento del transporte público que baja hasta el 7%.

 

En relación a los desplazamientos en transporte público, el 60% se hacen en modos ferrocarril o Rodalies, el 31% en autobús y el 9% restante en otros medios de transporte.

 

El motivo principal de la utilización del transporte público es, según los propios usuarios, la congestión de la red viaria y la dificultad de aparcamiento. Y el motivo principal para utilizar el transporte privado es el ahorro de tiempo.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
www.elfar.cat • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress