Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Dulce Valero
Viernes, 8 de junio de 2012 | Leída 134 veces
COMARCA

Investigación e innovación de excelencia

Guardar en Mis Noticias.

Centros como el ICFO, en el Parc Mediterrani de la Tecnologia, o el IDIBELL, en L’Hospitalet, son claros referentes mundiales. La agencia Innobaix es la principal apuesta comarcal por los proyectos que persiguen la innovación y la atracción de talento

[Img #2276]


El Baix Llobregat, una comarca que representa el 10% del PIB de Catalunya, ha destacado históricamente por el peso económico de su tejido industrial, solo superado por el sector servicios,  que lo sitúan como el territorio más competitivo de Ca­talunya si se le suma L’Hos­pitalet. Pero más allá de este claro potencial, cada vez son más los que ven en esta zona un espacio donde desa­rrollar también proyectos de investigación e innovación de excelencia, algunos referentes mundiales, algo im­pensable hace pocos años, y que han impulsado diferentes actores que se han unido en una estrategia común. Des­tacan, en la actualidad, por méritos propios, el Parc Mediterrani de la Tecno­logia, en Castell­de­fels, y el Ins­­titut d’Inves­tigació Bio­mèdia de Bell­vitge (IDIBELL), en L’Hos­­pitalet, dos claros referentes internacionales en investigación.

Conocimiento tecnológico

La puesta en marcha del edificio RDIT (Recerca, Desenvolupament i Inno­vació Tecnològica) destinado a la ubicación de actividad y empresas del ámbito tecnológico, completó a fi­nales de 2011 el panorama de investigación del Parc Mediterrani de la Tecno­lo­gia, que reúne en el campus de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) de Cas­­­telldefels diferentes lí­neas de investigación que después revierten en beneficios tanto para las instituciones ubicadas en el parque como para las empresas del territorio.

La investigación ya es una actividad fundamental en el Campus del Baix Llo­bregat, donde se trabaja en ámbitos como las tecnologías de la información y la aeronáutica, pero en el parque se han instalado otros centros públicos de investigación co­mo el Institut de Geomè­tica (IDEG), el Centre Tecno­lògic de Teleco­mu­ni­ca­cions de Catalunya (CTTC), o el Centre de Re­cerca en Econo­mia i Desen­volu­pa­ment Agro­a­limentari (CREDA).

Todos ellos presentan líneas de investigación bien diversas, pero la verdadera joya de la corona del Parc Mediterra­ni es el Institut de Ciències Fotòniques (ICFO), que in­vestiga en el ámbito de las ciencias de la luz para su aplicación en sectores como la salud, tecnologías de la información, sistemas láser, etc. En este centro trabajan unos 250 investigadores de 41 nacionalidades diferentes, y en 2011 fue elegido por el Ministerio de Ciencia e Innovación como uno de los ocho centros de investigación españoles excelentes, lo que le daba derecho a recibir un millón de euros anuales durante cuatro años para que puedan seguir destacando entre los mejores del mundo en su área.

Investigación sanitaria

Otro ejemplo de unión de intereses como clave del éxito lo ejemplifica a la perfección el Institut d’Investigació Biomèdica de Bellvitge. Se creó en 2004 a partir de la fusión de diferentes entidades de investigación: el Hospital Universi­tario de Bellvitge, el Institut Català d’Oncologia y la Universitat de Barcelona. Inte­grado en el parque de la salud de L’Hospitalet, el BiopoL’H, es en la actualidad el segundo instituto de investigación sanitaria de España, después del Hospital Clínic, y se ha situado entre los 120 mejores centros de investigación del mundo. Sus 800 investigadores reparten sus conocimientos en seis áreas relacionadas con la salud, y el 50% de su actividad se centra en el cáncer.

Reconocidos investigadores como Xavier Bosch, Ma­nel Esteller, Xavier Castell­sagué, Carlos Alberto Gon­zález o George Thomas trabajan en los laboratorios de una institución con una clara proyección de futuro gracias al desarrollo del parque de salud del BiopoL’H, un proyecto que, sin embargo, se ha ralentizado por la situación económica y una crisis que también afecta a la investigación. “En los presupuestos del Estado, la partida  que se destina a investigación se ha reducido un 25% de media. Esta situación nos obligará a buscar fuentes de financiación alternativa, acudir a convocatorias públicas europeas y buscar más implicación de la empresa privada, es decir, más mecenaje”, explica el director de comunicación del IDIBELL, Jordi Morató.

Otro clúster de la salud que va tomando forma es el que se desarrolla en Sant Boi. El Ayuntamiento es el im­pulsor del proyecto para hacer de la ciudad un referente nacional e internacional en materia de salud mental, aprovechando la existencia en la localidad de dos centros psiquiátricos de referencia. El clúster, en el que ya cooperan una quincena de organismos públicos y privados, pretende ser un punto de encuentro, intercambio de conocimiento y gestión de proyectos.

No podemos olvidar tampoco otro gran referente en la investigación: la Fundació Sant Joan de Déu, en Es­plu­gues, con más de 200 in­ves­tigadores centrados básicamente en los campos de la sa­lud materno-infantil y mental.

Innovación social

La comarca también ha sido la primera en exportar a Europa, gracias al Citilab de Cornellà, el concepto de Living Lab, un laboratorio donde la universidad, la administración, la empresa privada y los ciudadanos trabajan en red para innovar y mejorar la sociedad. Con cerca de 5.000 socios, de diversas edades y situaciones sociales, cada año visitan las instalaciones miles de personas de todo el mundo para conocer la institución. “No­so­tros preguntamos a la gen­te qué quiere hacer, y a partir de aquí creamos, innovamos y participamos en la nueva sociedad del conocimiento”, explica el director del Citilab, Javier González.

Innovación industrial

Otra clara apuesta por la innovación, en este caso industrial y de conocimiento, la representa Innobaix, agencia constituida a finales de 2009, y que tiene por objetivo avanzar en la creación de nuevos proyectos empresariales innovadores buscando la cooperación entre la administración local, empresas grandes y pimes, la universidad y los centros tecnológicos de la comarca. “El futuro del Baix Llobregat está en la capacidad de innovar de la gente, e Innobaix se creó para fomentar este espíritu y favorecer que las empresas se relacionen y conozcan los recursos del territorio”, explica el presidente del Consell Comar­cal del Baix Llobregat, Joaquim Balsera.

Un ejemplo es el Clúster 6M que se desarrolla en la Zona Delta, donde Innobaix, junto con los ayuntamientos, la UPC, los centros tecnológicos y empresas privadas, promoverán proyectos empresariales innovadores que mejoren la movilidad de las mismas empresas instaladas en el territorio.

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
www.elfar.cat • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress