Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Dulce Valero
Viernes, 8 de junio de 2012 | Leída 862 veces
L'HOSPITALET

Alumnos de primaria plantan un huerto urbano que cuidarán entidades sociales

Guardar en Mis Noticias.

El proyecto lo han desarrollado a lo largo del curso medio centenar de niños y niñas del Consell de Nois i Noies, por encargo de la alcaldesa, para adquirir hábitos saludables

[Img #2281]


“Tenemos un huerto en el cole, pero aquí hemos aprendido a cultivar de verdad, como lo hace un auténtico payés”, asegura Andrea, de 11 años, y alumna de la Escola Joan Maragall, en Sant Josep. Ella es una de las representantes de su centro en el Consell de Nois i Noies de L’Hospita­let, un órgano consultivo que trabaja la participación de alumnos de primaria y secundaria en la toma de decisiones que afectan a la ciudad. La alcaldesa, Núria Marín, encargó a los consejeros de primaria para este curso la creación de un huerto urbano, con el objetivo de que los menores se involucraran en un proyecto educativo con el que adquirían, a la vez, hábitos saludables y sostenibles.
 
El huerto ya es una realidad. Está en una parcela de 850 metros cuadrados en el Parc de la Torrassa. En estos terrenos, medio centenar de alumnos de una decena de escuelas del municipio, y miembros del Consell de Nois i Noies, trasplantaron el 6 de junio di­versos vegetales: tomates, sandías, judías, calabacines y rábanos, después de aprender a lo largo del curso la teoría y la práctica sobre la creación y cuidado de un huerto.

Así, han visitado los huertos escolares de varios centros de la ciudad, han plantado las semillas en tiestos provisionales y las han cuidado con mimo para trasplantarlas a su ubicación definitiva. “Con este proyecto hemos aprendido a cultivar de verdad, a ver qué tipo de tierra hemos de utilizar, los tiempos de riego y la evolución del cultivo. Todo eso lo íbamos anotando en un diario y luego lo explicábamos a toda la clase”, comenta Andrea que, contenta de trabajar el proyecto del huerto urbano durante todo el curso, asegura que le habría gustado continuar ahora con su cuidado, aunque tiene claro que de vez en cuando se pasará por el parque para ver cómo evolucionan las hortalizas que ella misma ha plantado.

No serán, por lo tanto, los alumnos de primaria los que cuiden el huerto. Tras trasplantar las hortalizas, entregaron las llaves de los terrenos, cercados por una valla, a las cuatro entidades sociales que se encargarán ahora de vigilar los cultivos y hacerse cargo del espacio: el Club Social el Roure y Tallers de Bell­vitge, centros que trabajan con personas discapacitadas; así como la escuela Santiago Ramón y Cajal y la guardería municipal La Casa del Parc, ubicadas muy cerca del huerto.

La alcaldesa, Núria Marín,  describe el huerto urbano como “un proyecto enriquecedor que les ha aportado conocimientos so­­bre agricultura, y al mismo tiempo les ha ayudado a adquirir hábitos sa­ludables  y sostenibles”.


Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
www.elfar.cat • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress